Portada » La lamentable hostelería de Barcelona

La lamentable hostelería de Barcelona

por ivanlozano

Llevo ya varios meses detrás de este post sobre la lamentable hostelería de Barcelona. He valorado muchas vertientes y pensado mucho sobre lo que nos ofrecen los bares en la ciudad para llegar a una única conclusión. La mayoría de bares del centro de Barcelona ofrecen un servicio pésimo, con una dudosa calidad de los productos que ofrecen a unos precios de «robo» a mano armada.

20140505-141655.jpg

Al venir de Castilla estoy acostumbrado al «alterne» en los bares, es decir a tomar un vino o una caña con los amigos acompañado de un pincho. En Barcelona esto es una quimera, ya que para empezar el «alterne» es una palabra tabú por lo caro que resulta salir de bares y también por la falta de costumbre de los catalanes, quizás retroalimentada por lo primero. Incluso los bares no están preparados para ese ir y venir contínuo de gente. Lo primero cuando llegas a un bar es buscar una mesa, en vez de acomodarte en la barra para tomar tu caña o vino y charlar y, lo segundo es ofrecerte una carta para comer a base de tapas ideada para «guiris».

hosteleria_barcelona-2

En lo que se refiere al servicio, qué decir, muchos camareros mal educados, una sonrisa está borrada de sus principios, tardanza a la hora de servir y poco «oficio» son algunos de los calificativos más amables que podría encontrar.

Y vamos ya con lo que nos ofrecen. Productos con una calidad bajísima a precios altísimos, que quizás les puede servir a los «guiris», aunque no debería, pero para los de aquí lo encontramos muchas veces como un verdarero timo. Patatas bravas congeladas con un toque de mayonesa y punto, pescaito guardado desde hace meses en las profundidades de un arcón perdido en la cocina de cualquier bar, falta de creatividad a la hora de ofrecer tapas y precios, volvemos a ellos, súper caros. Por no decir de las paellas pre cocinadas, pero eso daría para un post distinto.

Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 14.07.08 Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 14.06.28

En el apartado del dinero me quiero detener. Porque los precios caros son el denominador común de estos bares que ofrecen las típicas tapas españolas, aunque de típicas en estos casos no tienen nada. Cómo es posible que una ración de patatas bravas cueste de media los 4 euros. Estamos de acuerdo que tienen que pagar sus impuestos, el personal y los gastos corrientes del local. Pero no se puede cargar el 90 por cierto al cliente, no se puede aplicar un margen de ganancia del 200 por cien… O una ración de calamares (congelados) 10 euros, o unos chipirones 12 euros, etc, etc… A esto le tienes que sumar la bebida claro está. Las cañas a 2,50 euros de media, aunque hay locales del Born que te piden hasta 5 euros, una Coca Cola 2 euros y ni que decir tiene que en muchos de estos sitios no te puedes pedir una copa de vino, porque te obligan a comprar la botella entera y si te dan una copa te cobran por ella de media los 3,50 euros para una de verdejo de Rueda… Creo que deberían racionalizar un poco estos precios y acercarse a la realidad de lo que la gente debería, pero sobre todo puede pagar, para que tuvieran un margen sostenible de ganancia e incluso una mayor clientela.

Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 14.07.38

Aquí también podríamos colocar los nuevos establecimientos de «modernos» como hamburguerías con la categoría de las mejores de la ciudad, pero también las más caras y con el peor servicio. Cómo es posible que te vendan una hamburguesa de «autor» en el Pin Pam Burguer o en el Kiosko al peor estilo de un establecimiento de cómida rápida, sin tenedores, sin platos, sin servicio… Un buen amigo mío me decía un día que incluso  el limón o el hielo hay que rogarlo, incluso en verano. Te cobran con tarjeta… perdonándote la vida. ¿Tanto cuesta una llamada al banco?

hosteleria_barcelona-4Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 14.03.11

Y lo de los dos turnos en restaurantes, un timo: del primero te echan; en el segundo, no te sentarás a la hora que te prometen. Me cuenta que una vez, en el Recassens (Poblenou) les echaron del primer turno sin cafés… y eso que ya estaban pedidos. Doy fe, porque yo mismo estaba en esa cena y juré y perjuré que nunca más volvería a ese lugar.

Tampoco en los establecimientos les mola darte el recibo de la tarjeta. ¿Tanto cuesta el papel?, tardan en tomarte nota. En servirte… y en cobrarte y jamás limpian la mesa antes de que te sientes. ¿Tanto cuesta?

Seguro que me quedo muy corto en lo que se refiere a los bares y establecimientos hosteleros de Barcelona, me gustaría seguir profundizando y recibir vuestras opiniones al respecto para seguir escribiendo este post, pero hoy por hoy y en resumen es lo que nos hemos encontrado por ahí y, como he repetido anteriormente soy una persona que me gusta salir, conocer bares, tapear…

hosteleria_barcelona-1

En definitiva, es muy frecuente pensar: ¡cómo está el servicio! ¿Por culpa de los guiris? de la masificación de «low coast» turístico. Más bien es por culpa nuestra, no pidiendo libros de reclamaciones como es nuestro derecho y yéndonos a otro sitio, que seguro que buscando hay en Barcelona lugares donde el servicio al cliente, la calidad, el precio y la atención son los que nos merecemos.

También deberías ver

5 comments

Anónimo 21 agosto, 2014 - 10:20 pm

Por cierto… Sí me vais echando una mano de vuestras experiencias lo plasmaré en otro post. Gracias 🙂

Reply
vanesosky 27 agosto, 2014 - 2:23 pm

Pues debo vivir en una Barcelona diferente a la que tu has conocido. Si no tuviéramos que pagar tantos impuestos quizás la cosa pintaría diferente.

Reply
ivanlozano 27 agosto, 2014 - 2:27 pm

Claro, yo hablo de la Barcelona que conozco… Hablo con conocimiento de causa… Sí conoces lugares con Cañas a un euro, tapas baratas y buen servicio avísame por favor para ir… Y sobre los impuestos, tienes razón, se pagan muchos impuestos, pero eso ya es una cuestión política donde no quiero entrar. Saludos 🙂

Reply
David 28 agosto, 2014 - 4:05 pm

Óle tu!!!

Además de lo que comentas sobre la relación calidad-precio-servicio… Añade la degradación que sufre nuestra gastronomía. Somos un país con una cultura culinaria de primera y tenemos chefs y restaurantes reconocidos en todo el mundo…
y luego… subes por las Ramblas y ves que los «guiris» comen «Paella d’Or», o que como tapa típica española les dan (nos dan) nachos con guacamole, por no hablar de esas jarras de sangría que vete tu a saber lo que deben llevar…

Ay Señor…

Reply
ivanlozano 28 agosto, 2014 - 8:10 pm

Muchas gracias David por tu comentario y tienes toda la razón en lo que dices… La degradación es máxima. Un saludo 🙂

Reply

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
UA-42057872-1